martes, 11 de septiembre de 2007

¿Por qué ha de ser bueno madrugar?

Madrugar por madrugar es una idea algo tonta, estamos más a gusto en la cama. ¿Quién puede pensar que esto sea bueno? Les recomiendo que no madruguen mientras no encuentren poderosas razones para hacerlo. Creo que es un error proponerse como objetivo madrugar, sobre todo si lo vemos como un suplicio. ¿O es que queremos torturarnos para hacer penitencia? Debemos ahorrar nuestras energías para algo que no nos haga daño y sea provechoso.


El objetivo debería ser vivir mejor y, como un aspecto de una vida mejor, empezar bien cada día.

Pensemos un momento como comenzamos el día: suena el despertador, proferimos una maldición, apagamos el despertador; nos damos la vuelta en la cama, vuelve a sonar el despertador, lo apagamos de un manotazo, nos volvemos a dormir; abrimos un ojo, comprobamos que es tarde, nos incorporamos con dificultad, nos duele la cabeza; nos levantamos, vamos dando tumbos hasta el baño, nos aseamos con prisa; abrimos el armario y vamos buscando algo que ponernos a pesar de no tener todavía la cabeza de pensar; no recordamos donde pusimos los zapatos, por fin los encontramos y están sucios, los limpiamos apresuradamente con un calcetín; tomamos un café de pié mientras buscamos las gafas, las llaves, el teléfono móvil, la cartera…; salimos corriendo de casa, perdemos el autobús, maldecimos del tráfico, y llegamos tarde y cabreados a trabajar. Esta es una forma de comenzar el día pero creo que nadie duda de que existan otras mejores.


Imaginemos otra forma de comenzar: me despierto y siento el aire fresco de la mañana en la cara, me incorporo despacio y me quedo sentado; empiezo a desperezarme, a estirarme, me froto la cara con las manos, me vuelvo a estirar, me tomo un tiempo para sentir como mi cuerpo se tonifica; permanezco bajo la ducha unos minutos mientras me siento cada vez mas despejado, termino de arreglarme sin prisas; me visto con la ropa que dejé anoche preparada; me siento y tomo un desayuno nutritivo, como despacio y disfruto; cojo la cartera, las llaves y una carta que he de enviar por correo (todo esto me lo encuentro al lado de la puerta de casa); me voy al trabajo sin prisas y a la hora que he comprobado que hay menos atasco; como llego con tiempo de sobras, me doy un paseo de unos minutos y llego mi trabajo puntual y optimista. No creo que nadie dude que esta sea una mejor forma de comenzar el día.

Si creemos que nuestra forma de comenzar el día requiere una mejora, pongámonos a ello: puede que necesitemos levantarnos un poco más temprano hacerlo.

No se trata de madrugar sino de tener un buen día comenzándolo bien.

4 comentarios:

Pilo dijo...

Muy buenoo! ;)

Pilo dijo...

pero si te digo la verdad...Prefiero dormir mas aunque luego tenga que ir con prisas...

Anónimo dijo...

Buenas.... muy buenas.... amigo Arquimedes, seas quien seas y aunque no me conoces puedo llamarte amigo, porque tus palabras encierran tanta sabiduria que me siento en el deber de abrirte las puertas de esa parcela. Quizas me admira tu capacidad para interpretar los pasos que se deben dar para vivir con esa ingenuidad y profunda sabiduria a la vez. En fin... sin más palabras... pesadeces por mi parte, gracias por esas palabras y felicidades por estar ahi. oscarrr64@yahoo.es

Anónimo dijo...

PUES SI TIENES QUE DESPERTARTE MAS TEMPRANO AQUI EN QUITO SIGNIFICARIA DESPERTARSE A LAS 5AM SI TODAVIA ES DE NOCHE COMO VAS A SENTIR UN AIRE FRESCO EN LA CARA SI HACE UN FRIO DEL HIJUEMADRES SE DEBERIA ENTRAR A CUALQUIER LADO , AL TRABAJO O AL ESTUDIO MINIMO A LAS 8 AM NO A LAS 6 AM O LAS 7 AM CONSIDERANDO QUE NADIE GENERALMENTE VIVE CERCA DE SU TRABAJO O ESCUELA ES VERDADERAMENTE LAMENTABLE COMO SE VE A LOS PEQUEÑOS NIÑOS DORMIDOS EN EL BUS MIENTRAS VA A LA ESCUELA O VER EL ROSTRO DE SUEÑO DE LOS UNIVERSITARIOS PARA IR A LA U QUE LAMENTABLE DEBERIA INGRESARSE MAS TARDESITO A CUALQUIER ESCUELA COLEGIO O UNIVERSIDAD... DE VERAS QUE SI...